¿Qué llevo en mi maleta?

imagesMe despierto a las 4,30h de la mañana, hoy me toca volar y aunque lo hago casi de forma semanal, sigue incomodándome tener que hacer la maleta.

He adquirido un método que me funciona muy bien y es no meter ropa “por si acaso”, sino que elijo los modelos que llevaré cada día según a donde me toque volar.

Aquí en la Selva Negra alemana, casi colindante con Suiza, las mañanas suelen ser muy frías, la mayor época del año, por eso he aprendido a tener como mi mejor amiga, una APP climatológica, para saber la temperatura que hará durante todo el día en el lugar al que vaya, porque pareciera que, con el cambio climático, ya no hay forma de hacer la dichosa maleta.

¡Vale, comenzamos!, elijo los colores que me pondré y el modelo según el evento y mi estado de ánimo. He de reconocer que mi guardarropa es un verdadero cataclismo y tengo mucho de todo y después cuando tengo que elegir nunca sé que ponerme, sobre todo desde que llegué a Alemania y las Salchichas y el chocolate Suizo, sobre todo,  me han hecho coger unos kilitos de más.

¿Alguien tiene la sensación que está más hinchada en algunos lugares geográficos que en otros?. A mí me pasa esto, así que he tenido que optar por probarme algunas de las cosas que tengo duda si me entrarán en otro lugar,(¡dentro de mi cuerpo!). Mi dietista dice que es debido al cambio de presión y a la retención de líquidos y yo añado: “y al chocolate suizo!

De esto último ya estoy muy harta, pues incomoda mucho no saber si esos vaqueros que te gustan tanto te van a estallar al ponértelos o vas a estar divina de la muerte.

¡Horror!!!, me miro al espejo y veo lo mucho que me ha cambiado el cuerpo desde que cumplí los cuarenta. ¡!¡Estrógenos no me abandonéis ¡!, pero ¿qué le está pasando a mi cara que tiene esas arrugitas en el entrecejo?, ¡como si con el bello que sale no fuera suficiente!, ¡sosiego no me abandones!.

Son las 5,30h de la mañana y tras mi súper desayuno y mis minutos de meditación comienzo a hablar con las polillas que están en mi armario y parecen comerse una talla de mi ropero cada temporada. Decido que me desharé de gran parte de esta ropa que lleva conmigo años, pero que espera vehemente a ser utilizada alguna vez “por si me vuelve a entrar” y vuelve a pasar por mi cabecita la idea del mercadillo de ropa “cara” y zapatos de marca que ya no me pongo porque me duelen hasta los gemelos cuando me los pongo.

Y ya son las 6h, ¡corre estúpida! (me digo a mi misma, sin hacer caso al 100% de mis manuales en los que repito que no hay que hablarse mal a una misma): ¡ordena la maleta!.

Conseguí hace unos años estas maletas de tamaño mediano que tienen cremalleras separadoras internas para separar y cerrar lo que se va a llevar y vi el cielo ganado para que no se mezclaran las cremas con las blusas.

Elijo el lado donde irá la ropa, colores base como negro, azul marino y blanco no pueden faltar, (¿el negro adelgaza???). Dicen los expertos que ante un público al dar una conferencia debemos de vestir de colores oscuros, negro o azul marino, para no distraer al público y me pregunto porque “La Merkel” esta semana en Roma, iba vestida de crudo ENTERA, ¿para no distraer al público?.

Tampoco puede faltar, mi americana negra con mangas de cuero, que tanto se lleva ahora y un vestido negro de corte clásico, para esa conferencia en la que no sabemos qué tipo de clientes irán. ¡Ah!, blusa blanca y otra negra….¡imprescindible!. Un pantalón negro o dos (dependiendo de los días) y siempre, siempre, mis collares de perlas Majóricas blancas y ese collar de perlas tan espectacular que compré en el aeropuerto de Distrito Federal de México cuando fui a dar mi última conferencia.

No puede faltar de ninguna forma, pañuelos para el cuello, echarpes y foulares.

Si he elegido ropa neutra, me permitiré que tengan dibujos geométricos o flores, de lo contrario, serán totalmente lisos, o ambas cosas.

Y como toque final 2/3 pares de buenos zapatos de tacón y unas bailarinas para cuando ya no soporte más la sangre acumulada en mis plantas de los pies, que cada vez me ocurre en menos horas, ¡ya me lo decía mi madre!: ¡aprovecha ahora, después con mi edad no podrás!…. y una vez más tenía razón…¡mierda!.

Los zapatos y collares van en el otro compartimento, junto con los neceseres, de maquillajes, separados siempre de los de shampoo, gel…. y ¡cómo no!, botiquín de emergencia medicinal!, para todos los dolores posibles.

En el lado de la ropa utilizo los pañuelos para tapar toda la ropa, a modo de manta extendida.

¿Y qué llevo en el neceser?, mis cremas rescates de Clarins anti-edad, efecto flash, que ¿alguien podría decirme si tanto potingue carísimo sirve para algo?. Me convenzo de que sí,  ¡no es un gasto, es un inversión!, me repito a mí misma, a mis casi 45 años no ha entrado un bisturí todavía en mi cuerpo, aunque ya tengo guardada una buena lista de cirujanos en mi agenda, por si las moscas.

¡Ostras, la faja para el vestido!, que, aunque de invisible y resistente no tiene nada, sigo llevándolas para esos eventos especiales como si de un bisturí se tratara.

Hoy toca Seminario para mujeres, ¿cómo narices se me va a olvidar la faja?. Si fuera para hombres sería el corsé pero para mujeres, digámoslo, “detallistas observadoras”, la faja.

Y ya está, cierro la maleta poniéndome encima y ¡Cha channnn! 21,5 kg, ¡menos mal que es un vuelo internacional!.

¡Ahora ya estoy lista para empezar a correr por el aeropuerto de Zurich!, repitiéndome: ¡la semana que viene vendré antes!. El sábado toca Curso Universitario de Empowermet femenino en Valladolid y el martes el Palma de Mallorca y ya en el avión sentada recordé que había olvidado meter otros pendientes y pienso….¡me los compraré en el aeropuerto de Madrid!, gracias a Dios la faja seguro que la llevo.

Beatriz Vilas

Bco Vilas Talentum Consulting

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Categorías:Sin categoría

2 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s