¿Te perdonas a ti mismo?

images

Decía Calderón de la Barca que “Vencer y perdonar, es vencer dos veces”. Perdón … que palabra complicada, ¿no? Perdonar es una de las cosas que más nos cuesta hacer a los seres humanos.

Nos encontramos, con más frecuencia de la que pueda parecer, en sesiones con clientes, con situaciones en las que no han sido capaces de perdonar a otros, lo que consideran ser ofensas imperdonables, incluso en algunas ocasiones, reconociendo que no es para tanto, y, aun así, se ven incapaces de perdonar. Y clientes que no son capaces de perdonarse a sí mismos.

¿Por qué nos cuesta tanto perdonar? Y, sobre todo, ¿por qué nos cuesta tanto perdonarnos a nosotros mismos?

Perdonar implica soltar, dejar ir, cerrar un ciclo y, en muchas ocasiones, de manera inconsciente, es eso realmente lo que no queremos que ocurra. El primer paso para poder pasar página, es querer hacerlo, el segundo, es enfrentar aquello que nos duele y, el ser humano se mueve por dos reglas básicas, evitar el dolor y buscar el placer a corto plazo, por ello nos resulta tan difícil enfrentar el dolor.

No perdonar supone arrastrar, cargar peso durante largos períodos de tiempo, que, queramos o no, van haciendo mella en nosotros, llenándonos de resentimiento y rencor. Hay ocasiones incluso, en las que buscamos venganza, sin darnos cuenta que lo que realmente estamos haciendo es tener una pérdida de energía emocional y de tiempo, que difícilmente vamos a recuperar.

Perdonar, no quiere decir que estemos dando la razón a quien nos hirió, voluntaria o involuntariamente, o que necesariamente recuperemos la relación que teníamos con esa persona, es simplemente, tomar la decisión de no querer seguir llevando una losa de resentimiento encima, que nos dificulte el camino.

Muchas veces no perdonamos, porque no somos capaces de entender por qué nos lastimaron, ¿cómo me pudo hacer eso a mí?, más de una vez nos hemos hecho esa pregunta, seguro. A veces, aunque cueste aceptarlo, hay que asumir que la vida no es justa, y que las cosas suceden y, a nosotros… ¡pues también! No siempre encontraremos una respuesta que nos satisfaga y eso generará más impotencia y rabia, realmente innecesarias.

Lo mismo ocurre cuando  nos perdemos a nosotros mismos, resulta complicado mirarnos al espejo y reconocer que nos hemos equivocado, que hemos hecho daño a alguien, pero el hecho de evitar hacerlo, no hará que desaparezca, al contrario, irá aumentando el grado de culpabilidad y lo que es peor, la falta de confianza en nosotros.

Explicamos siempre, tanto a nuestros clientes, como a nuestros alumnos de posgrado, la importancia de modificar nuestro vocabulario, culpabilidad es una palabra reactiva, no nos ayuda a avanzar, nos estamos conformando, sin embargo, si la sustituimos por responsabilidad, la estamos llevando hacia la proactividad, la acción, hacer algo.

Por supuesto, tenemos que hacernos responsables de nuestros actos, pero ya no por más tiempo culpables, enfrentar lo que hicimos, actuar en consecuencia y dejarlo ir, perdonarnos.

La buena noticia está en que el 10% son las cosas que nos suceden en la vida, el 90% restante, es lo que decidimos hacer con eso que nos pasa. Recuperar la confianza y tranquilidad en nuestras vidas, depende entonces, de nosotros mismos.

Yo, elijo enfrentar, perdonar y vencer … ¿qué decides tú?.

Thais Andreu

Responsable Baleares Vilas Talentum Consulting

 

 

 

 

 

Anuncios

Categorías:Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s